CARNES NATURALES PARA PERDER EL SENTIDO

Antonio es un amable cordobés que, como todos, se pasa el día frente a puestos de productos muy distintos, pero si te fijas bien, te darás cuenta de que él solo tiene ojos para su carne. Te vas a encontrar con un hombre tranquilo y muy natural, sin ropajes, y otras veces también verás a su mujer, que pasa ratos con él y provoca ese efecto ‘familiar’ que inunda Vallehermoso. Al instalarse se lanzó a traer carne que por aquel entonces no era habitual: con denominación de origen asturiana. Pero lo hizo de una forma especial, comprando solo a pequeños productores y paisanos de la zona. Pídele ternera y notarás la diferencia en que prácticamente no tiene grasa, es muy tierna, joven y de buen sabor. Si la ocasión lo merece, te va a ofrecer un cerdo de Toledo buenísimo y un cordero lechal de Burgos siempre de temporada.