CAPRICHOS ‘FOODIES’ DESDE EL PAÍS DE LA BOTA

‘¡Pero mira cómo parla mi italiana!’ dice Micaela mientras camina hacia su puesto –Graciana– y Alessandra parte un poco de porchetta a dos chicos que pasan por aquí. Este embutido lo trae de su pueblo, Aricca, una aldea más antigua que la propia Roma, e impresiona tanto en el mostrador que la gente no para de hacerse selfies con él. Para que quede tan bueno abren el cerdo, lo deshuesan y lo limpian antes de especiarlo con ajo, romero, aceite de oliva y pimienta negra. Sin conservantes ni colorantes, lo hornean 8 horas hasta que pierde el 80% de su grasa. Si curioseas un poco verás que también venden guanciale, nduja (salami picante para untar típico de la Calabria), cervezas artesanas y vinos siempre de pequeñas producciones de distintas regiones del país de la bota y sus islas. Un pequeño escaparate de productos italianos difíciles de encontrar incluso en su país de origen.

Horarios:

Martes a sábado de 10:30 a 20:45
Domingos de 12 a 17