EL SABOR SE SIENTA A LA MESA

Los hermanos Hernández (Venancio y Federico) son el nuevo duo cárnico en el mercado pero, al igual que otros compañeros, vienen de la Galería Magallanes, que fue una de las mejores del barrio. Aprendieron a partir entrecot antes que a caminar, ¡así que su mochila desborda experiencia! Y, aunque parezcan duros de roer, solo hay que oírles hablar de su carne para ver que ahí hay dedicación y cariño de verdad: 40 años, exactamente. Se han traído su rincón de casquería –hígado, lengua, manitas de cordero, carrilladas, entre otros- y toda su carne, en la que predomina la ternera rosada. Su especialidad (ojito) proviene de los Valles del Esla -carne de León- con quien tienen exclusividad, pero también de Muñoguiño de Ávila con su buenísimo cordero lechal. Y, como ellos dicen «las terneras son de raza y de pasto natural», ¡así que el sabor encima de la mesa está asegurado!