PASIÓN VIKINGA Y ‘CRAFT BEER’

Si aún no has empezado la compra no lo hagas, coge un taburete y siéntate en la barra de Drakkar para que Rocío y Jose Luis te cuenten por qué les apasiona la cerveza de verdad. Su puesto es una antigua cámara de pollería convertida en una taproom en la que guardan su tesoro más preciado: 8 tipos de craft beer que van rotando y que llegan directos del barril al grifo sin serpentín, para no romper la cadena de frío. El noveno está reservado a una sidra Petritegi, y si quieres probar algo realmente curioso pide su hidromiel, un fermentado de miel que hacen ellos mismos. ¿No te atreves? ¡no importa! Aún tienes para elegir una variada selección de botellas de cervezas especiales que nunca has probado, verás como por arte de magia te quedas pegado al taburete toda la tarde.